“Asesinato para dos”: “Quedamos shockeados cuando nos ofrecieron la obra”

“Asesinato para Dos”, el musical de bolsillo de Joe Kinosian y Kellen Blair, que viene cosechando premios desde su estreno en 2017, acaba de recibir 4 nominaciones a los Premios Estrella de Mar, y está siendo uno de los más comentados por el público. “Por suerte nos pasa lo mismo que en Buenos Aires, que la gente recomienda la obra”, cuentan a ShowMardel,  Hernán Matorra y Santiago Otero Ramos, protagonistas de la pieza que posee traducción y adaptación de Marcelo Kotliar, escenografía y vestuario de René Diviú, coreografía de Joli Maglio, diseño de iluminación de Gabriel Ascorti, dirección musical de Gaby Goldman, dirección de Gonzalo Castagnino y producción general de Juan Iacoponi. Se presenta los sábados y domingos a las 21:30 en la Sala Payró del Complejo Auditorium.

El espectáculo fue nominado como Mejor Teatro Musical, Mejor Actuación Protagónica Masculina de Comedia (Santiago Otero Ramos), Mejor Dirección (Gonzalo Castagnino) y Mejor Escenografía (René Diviú).

Cada noche desde su estreno, el público aplaude de pie y ovaciona a estos dos actores-músicos que despliegan su talento en el escenario en esta mezcla perfecta de música, policial y comedia.

En este desopilante espectáculo de 90 minutos, un actor investiga el crimen, el otro interpreta a los 12 sospechosos y los 2 tocan el piano en un ingenioso homenaje, gracioso y alegre, a los misteriosos casos de asesinato, parodiando las novelas de Agatha Christie. Los actores nos remiten a los artistas de varieté, ya que recurren a diferentes técnicas y estilos de actuación en un despliegue de versatilidad interpretativa.

Entre los premios que ya recibió “Asesinato para Dos” se encuentran 5 Premios Hugo incluyendo el HUGO DE ORO a lo Mejor de la Temporada, un Premio ACE, una Mención Especial en los Premios María Guerrero, un Premio Teatros del Mundo como Mejor Traducción Teatral y Premios Luisa Vehil como Mejor Musical del Año

-¿Qué fue lo primero que sintieron cuando les llegó el libro de la obra y conocieron la historia y sus personajes?

Hernán Matorra: Lo primero que sentí fue un shock. No había visto nada cuando audicioné. Preparé el material y conocía sólo un monólogo y dos canciones. Entonces cuando recibí el libro  no podía creer que fuera tan fantástico lo que me había llegado para hacer. Y a partir de ahí, conocer la música completó el ciclo. No podía creer que me llegara esta posibilidad de desarrollar las cosas que me gustan tanto, 

-Santiago Otero Ramos: Mi caso fue similar, y un poco lo que le pasa al público. Nosotros vemos que los 10 primeros minutos empieza a ver todas las situaciones, y pueden no llegar a entenderlo de una.  Y cuando me llegó el libro, lo primero que me pregunté es cómo haría todo… Varios personajes que hago se contestan uno al otro, y cuando me tocaban 3 al mismo tiempo , esas situaciones las tengo anotadas en mi libreto como “pánico”, porque era lo que me generaba. Pero gracias al trabajo del director, Gonzalo Castagnino, lo fuimos logrando. Primero nos juntamos a hacer juegos teatrales y a trabajar en el vínculo.

   -Se suele decir que la comedia musical es el género más difícil, porque cantan, bailan y actúan. Y ustedes le suman el tocar el piano…

Hernán Matorra: Como músicos nos encontramos con que no era que nos sentábamos a tocar, sino que era el personaje el que sigue la interacción. Como que el piano en realidad no existe

-Santiago Otero Ramos: El desafío estaba también por ahí.  En cómo hacer que la música suene, pero que no se note que estamos tocando. Fue todo un trabajo el lograr eso. 

-¿Y cómo se están sintiendo en esta temporada en Mar del Plata, en donde se reúne público de todo el país, y quizás no tan conocedor del género como el que tenían en Buenos Aires?

Hernán Matorra: Por suerte, se vuelve a dar lo que pasó en Buenos Aires, que es que la gente nos recomienda. Eso nutre siempre y va rotando la gente. Notamos diferencias, en partes que se ríen y aplauden, cuando antes no nos pasaba.  Cuando pasan esos 10 minutos de desconcierto y entran en el juego y se creen lo que contamos. 

-Santiago Otero Ramos: Toda la obra requiere de la participación activa del público. Tiene que estar atento y conectado a la situación. Si te desconectás, te perdiste. Me parece interesante que la propuesta haga que te metas en la historia.