Mariano Moro: “La Grecia clásica tiene el ADN de nuestra cultura”

La obra “Una mujer ardiendo – Fedra”, del dramaturgo Mariano Moro, se estrenará el jueves 27 de septiembre a las 21 en la sala Payró, del Teatro Auditorium. Integran el elenco María Cámpora, Pula Calleja, Marcelo Goñi, Oscar Miño, Leo Rizzi, Marcelo Rigl, Jorge Cortese, Enzo Cardinali, Fernando Pereyra, Emiliano Fernández y Florencia Demarchi, con asistencia de Valeria Lamberti y bajo dirección del autor, Mariano Moro. Las funciones, a modo de “trabajo en proceso”, se repetirán durante octubre (jueves 18), noviembre (jueves 15) y diciembre (sábado 15) a las 21.

El mito de Fedra ha sido recreado innumerables veces en teatro. Aquí su director ofrece una versión irreverente y versificada. Las olas del mar de Grecia rompen en Mar del Plata. “¿Qué son el amor y el deseo? ¿Cuántas clases de amor hay? ¿Cuáles son sus consecuencias? ¿Tiene límites?”, se pregunta el autor. El sentimiento apasionado y trágico de Fedra por su hijastro Hipólito contrasta con las reflexiones elegantes de seis personajes de El Banquete de Platón, ante el estupor de Teseo, el marido engañado, y de Enona, la fiel aunque intemperante criada. Esta obra, escrita en 2001, y que solo conocía Azucena Marchitte -La suplente-, finalmente le llega su presentación.

“Es una obra que me quedó sin hacer”, comenta a ShowMardel, Mariano Moro. “Es del tiempo en el que ensayaba mis obras en Buenos Aires para traerlas a Mar del Plata, y no me animaba con diez actores”, agrega. “Visitarla ahora es volver a las raíces, a la vez que capitalizo mi experiencia de estos años, y me divierto con irreverencias en las que ahora, como autor, no incurriría”, remarca.

– ¿Qué sentís que tiene esta historia, y las tragedias griegas en general, como para que se adapten y sigan siendo atractivas, en cualquier época? 

La Grecia clásica tiene el ADN de nuestra cultura. Recrearla es como sumergirse en la historia de nuestros abuelos. Para los que hacemos teatro, o literatura, o filosofía, es algo así como el Bing Bang. Este mito de Fedra en especial encarna como ninguno la furia del deseo contra todo límite. Supongo que a todos nos resuena eso. La idea que tuve en aquel entonces, de confrontarla con los filósofos que discurren sutil y amaneradamente sobre el amor en el Banquete de Platón, me sigue encantando, resultó muy divertida y fértil.

En cuanto al elenco, integrado por artistas marplatenses, fue algo que Moro sintió que “se debía”. “Más allá de los disparates que hilvanamos en escena, hicimos un trabajo muy intenso y detallista, y tanto artística como humanamente estoy feliz de la vida con todos y cada uno, y agradecido por su confianza, paciencia y entrega”, subraya.

.