Luciano Cáceres: “Mis obras requieren de un espectador activo, que participe y se entregue”

Luciano Cáceres forma parte esta temporada de dos obras: “El ardor” como protagonista y director, y “40 días 40 noches” como director. “Ambas son comedias dramáticas. Te divertís, pero dan lugar para la emoción y la reflexión”, define a ShowMardel.

“El ardor” fue estrenada la temporada pasada, y en esta oportunidad con Juana Viale, Joaquín Berthold y Santiago Magariños. La obra que se presenta en la sala Astor Piazzolla del Teatro Auditorium, los martes y miércoles a las 21:30,  tiene como incorporación a Juana Viale, en reemplazo de Valentina Bassi. “Juana entró muy buen en sintonía con esta obra, que ya estaba aceitada”, comenta Cáseres. La pieza ya tiene invitaciones para participar en festivales internacionales, y está en los planes además llevarla a Buenos Aires.

La puesta sitúa al espectador bajo un calor insoportable en el departamento donde viven Rita, una maestra de apoyo escolar (Juana Viale), Marco, un escritor de artículos en blogs (Luciano Cáceres) y Manu, su hijo adolescente (Santiago Magariños) en pleno despertar sexual. Ellos planeaban un viaje a una casa en el Tigre para palear el verano, justo cuando reciben la visita de Antonio (Joaquín Berthold), un primo del Paraná́, que revolverá́ viejas tensiones familiares. La llegada de Antonio será́ el puntapié para que Manu empiece dar a conocer algunas cosas que está experimentando y que hasta ahora habían sido desatendidas por sus padres. En tanto, Rita, encontrará la punta del iceberg de una relación que ya no le da lo que necesita, y Marco, advertirá que para sostener la relación con su mujer deberá́ restablecer algunos acuerdos que hasta entonces había naturalizado.

El estreno de este verano es “40 Días y 40 Noches”, de Gonzalo Demaría con Leonor Manso, Pablo Alarcón, Juana Viale, Joaquin Berthold e Iván Muñoz. Se presenta de jueves a domingos a las 21.30 h en la sala Astor Piazzolla del Teatro Auditorium

En “40 Días y 40 Noches” una madre y su hijo se reencuentran después de años de no verse. Él trae una sorpresa. Pero la de ella es mayor: ha vuelto a ser joven. Igual que el padre. ¿Son síntomas de una enfermedad mental o es un milagro? El hijo tendrá que descubrirlo, ayudado por su novio negro y su ex novia japonesa.

“La temporada viene muy bien para las dos obras, así que estoy disfrutándolo mucho”, cuenta.

“Las dos obras hablan de las diferencias, de los temas que se tratan en la actualidad. Ambas requieren de un espectador activo, que participe, se entregue y se vuelva cómplice. Son comedias dramáticas. Te divertís pero da lugar para la emoción y la reflexión”, remarca.