Tango Corrupto: un show musical sin etiquetas

La agrupación Tango Corrupto se presentó este viernes en la Sala Astor Piazzolla con su espectáculo “Porque se nos canta así”, una propuesta que re-poetiza, al compás del 2 x 4, las canciones que hemos oído desde siempre en el mundo del pop.

Cuando subimos una foto grupal en Facebook, podemos etiquetar a las personas; y en algunos casos, se hace automáticamente. Y eso también suele ocurrir con los estilos de música: se etiquetan. Si es pop, rock,  reggae, cumbia, jazz…  Y cada uno de estos géneros también tiene su pre concepto

¿Pero qué pasa cuando un artista va más allá de eso? Kevin Johansen por ejemplo se define como un “des-generado” y Tango Corrupto decidió unir a muchas de “esas canciones que sabemos todos ” en un solo género.

Arena corriendo por tu cuerpo, el agua deslizándose en tu espalda, el viento rozando tus cabellos, tu piel sobre mi piel prendiendo fuego. MI boca se hizo amiga de tu boca, tus brazos apretándome te siento. El tiempo va pasando, abrazado a tu cintura, deseándote, amándote, como no amé a ninguna…” Si escuchamos esta letra cantada y musicalizada con estilo arrabalero, podríamos pensar que es algún tango clásico. Pero cuando llega el estribillo, la cosa cambia. “Beso a beso me enamoré de ti. Beso a beso la noche apareció, y jugando al amor nos encontró”. En ese momento, el oído inicia una búsqueda, en el Google mental aparece La Mona Jiménez.

Esas sensaciones se repiten con cada tema del show de Tango Corrupto, agrupación que no sólo se luce musicalmente –con las voces de Oscar Lajad y María José Rojas, y la orquesta formada por Mauricio Pregot, Matías Lanfranco, Leonardo Pedrozo y Fausto Salinas-, sino que también tiene condimentos especiales como la danza de “los reyes del firulete” Andrea Kuna  Sebastián Acosta. Lajad, además de lucirse con sus interpretaciones, matiza con monólogos entre los que se destaca el que resume todas las expresiones comunes de una madre con su hijo, que enumera casi sin respiro.

Miranda, Madonna, Gloria Gaynor, Rodrigo, Gilda y Luis Miguel aparecen con su canciones en el show que permite verlas y escucharlas prestándole atención a las letras; y de alguna manera revalorizarlas. Y lo mismo ocurre con los espacios instrumentales, en donde la pareja de Kuna-Acosta baila una versión instrumental de “Bad romance” de Lady Gaga que quizás, alguien que no la reconozca pueda pensar que es alguna melodía perdida de Piazzolla…

Tango Corrupto derriba prejuicios, aquellos que sostienen que “lo popular y comercial” es superficial.

Las etiquetas no sirven más que para catalogar los discos en una tienda, pero en realidad, el orden tendría que ser sólo alfabético y no por “estilos” o “géneros”, ya todo es música, y, depende de cada uno el definirla y calificarla.