“Rocketman”: una película de alto vuelo

La película sobre la vida del músico británico Elton John, “Rocketman“, protagonizada por Taron Egerton, se estrenó esta semana, y ya se perfila como uno de los films biográficos más destacados de los últimos tiempos.   En Mar del Plata puede verse en los Cines del Paseo Diagonal y en el Paseo Aldrey

Hay un hombre de las estrellas esperando en el cielo. Le gustaría venir y encontrarse con nosotros”, decía David Bowie en su tema “Starman“, de 1972. Y precísamente ese año, Elton John lanzaría “Rocketman“. Eran épocas en las que el hombre había llegado a la luna, y el arte usaría esta noticia como disparador de metáforas.

En una escena de la película que se inspira en la vida de Reginald Kenneth Dwight (nombre real de Elton John), el artista vuela cuando toca el piano, y lo mismo pasa con el público. Transmite de esa manera, la sensación de un músico cuando se conecta con su arte, y a la vez, logra eso mismo con su audiencia.

De esta manera se va relatando su carrera, en paralelo con su vida, y cómo la música fue su refugio para transitar una infancia difícil, y cómo la magia del arte funcionó al conocer a Bernie Taupin, compositor de las letras de sus canciones, interpretado por el protagonista del inolvidable musical “Billy Elliot“, Jamie Bell. Aún hoy, a sus 72 años, Elton no puede explicar lo que ocurría cuando tenía en sus manos las letras, y al acercarse al piano, le surgían las melodías. Y en el film se refleja esto, con las expresiones de asombro de Taupin al escuchar cómo sus letras tomaban forma y se transformaban en clásicos que se revalorizan con la película.

Es para destacar no sólo las brillantes y conmovedoras actuaciones, sino también el hecho de que si repasamos la discografía del artista, prácticamente han quedado más de 10 hits afuera de la banda de sonido. Y es que en vez de hacer “alarde” de sus éxitos, e inventar escenas para que aparezcan, prefirió subrayar aquellos que tenían que ver con su historia personal. Además, quiso que el propio actor protagonista pusiera su voz, y cantaran además los otros personajes.

“Rocket Man” no es sólo una película biográfica más. Tiene poesía, “vuelo”, y la ventaja de tener al real protagonista como productor y asesor. Y eso se nota en cada escena, ya que le da un contexto a cada canción. “I´m still standing”, por ejemplo, de 1983, era una canción muy rítmica y melódica, con un video muy colorido, con coreos y vestuario bien de la época, pero ahora, quienes vean el film entenderán el antes, durante y el después, y lo que significa el “Aún estoy parado” de este “hombre cohete”.