La película turco/franco/alemana “Come to my voice”, de Hüseyin Karabey, se llevó el Astor de Oro en la edición número 29 del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, como  mejor película de la Competencia Internacional.

Come to my voice“Come to my voice”: Los habitantes de una montañosa aldea kurda del este de Turquía se reúnen alrededor del Dengbej, el trovador, que se dispone a contar la historia de la anciana Berfé y su pequeña nieta Jiyan. Las vidas de estas se han visto conmocionadas desde el momento en que su querido Temo (hijo de la primera, padre de la otra) fue arrestado por la gendarmería, junto con los otros hombres del pueblo, como resultado del allanamiento colectivo ordenado por un oficial del ejército en busca de las armas que las familias presuntamente esconden en sus casas. Los varones no podrán regresar a sus hogares hasta que las pistolas y fusiles sean entregados; el gran problema de Berfé y Jiyan es que no hay nada de eso en su casa. Desesperadas, no les queda otra que salir a conseguir un arma que entregar a cambio de Temo. Ambientada en impresionantes escenarios naturales –en perfecto contrapunto con la pequeña comunidad que la puesta en escena captura con gran precision–, Come to My Voice es la desventura de dos personajes corrientes, dulces e inocentes atrapados en una región del mundo plagada de crueldades y conflictos que parecen no tener fin.

 

Leave a Reply