Culture Club llegó por primera vez a Argentina con su formación original para presentarse en el Estadio Obras Sanitarias, y durante casi dos horas repasó los hits que marcaron parte de la década del 80, además de algunos temas nuevos y covers.

Cobertura exclusiva de ShowMardel. Fotos: Karina Dos Santos

La banda liderada por el cantante Boy George, a quien acompañan el guitarrista y tecladista Roy Hay, el baterista Jon Moss y Mikey Craig marcó un hito más allá de lo musical con su aparición en la escena pop mundial, allá por 1982, cuando sonaba “Do you really want to hurt me”. En 1983, con “Karma Chameleon” estallaría la fiebre por el grupo, y Argentina no sería la excepción. Adolescentes cautivados por la música y la imagen de George formarían numerosos fans club, se reunirían lookeados como el vocalista y las revistas de música lo tenían como protagonista. No por nada, uno de sus récords mundiales fue ser uno de los personajes más fotografiados de los 80 (junto a Joan Collins y Lady Di). Los hits como “Black Money”, “It´s a miracle”, “Miss me blind” y “Victims”, a la vez que escalaban en los charts y aumentaban la fama del grupo, también lo hacia George con sus reportajes y declaraciones. Como aquella frase célebre al obtener un Premio Grammy, cuando dijo “Gracias América, ustedes saben reconocer una buena drag queen cuando ven una”. Fue todo un shock que se uniera la palabra “estrella pop” con “drag queen” por aquella época. Luego de “Waking up with the house on fire” (que contenía “The War song”) y  “From Luxury to heartache” (con “Move away”) llegaría la separación del grupo, para dar pie a una carrera como solista de George. No sería la primera, ya que volverían en 1998, y así otras veces, hasta llegar a la actual que los trajo por primera vez a Argentina.

Es por ello que la expectativa era mucha de ver a la banda con su formación original, ya que George había visitado ya el país, pero como solista y como DJ solamente.

A las 21 puntual, ingresó Jon Moss al escenario de Obras y con los primeros golpes de batería arrancó “Church of the poison mind”, rítmica canción del disco “Colour by numbers”, con un sonido Motown que completaban la armónica, los vientos, y un coro femenino de tres poderosas voces, quienes reemplazan a la que fuera la vocalista de los primeros discos y giras del cuarteto, Helen Terry, ya retirada del ambiente musical para dedicarse a la producción televisiva.

El listado de canciones fue variando entre las canciones de “Colour…”, con las de otros discos como “Kissing to be clever “ (“Do you  really want to hurt me” , “I´ll tumble 4 ya” y “Time”) y “Waking up with the house on fire” (“The war song”), dejando afuera a “From Luxury to heartache” y “Dont mind If I do”, los últimos dos discos del grupo, ya que el actual, ya grabado hace unos años –“Tribes”-, aun no fue editado por problemas contractuales. También hubo temas nuevos , de los cuales “More tan silence“ fue especialmente festejados, y covers, entre los que se destacaron “Purple rain” (de Prince) y “Get it on” (de Marc  Bolan).

Pero uno de los puntos más altos del show, en los que cesaron los gritos, y atentamente el público escuchó un verdadero himno de la banda, fue con “Victims”, la melodramática balada que tiene su momento de explosión cuando el piano de Roy Hay y la voz de George se unen  a la potente batería de Jon y a los coros, que en su versión original también tenía una orquesta sinfónica detrás.

Antes de los bises, y del esperado e infaltable “Karma Chameleon”, llegaría el clásico cantito futbolero argento para avivarlos: el “uoo o o o oooo”. La banda no sólo lo festejó, sino que cada músico se fue sumando a la hinchada, e improvisaron un acompañamiento con batería, guitarra, bajo y coros, a modo de agradecimiento.

George tuvo tres cambios de vestuario y con su característico humor ácido instó a que dejaran los celulares “y disfrutaran el momento”, pero también agradeció el silencio durante “Victims”, y se lamentó no saber castellano para comunicarse mejor. Pero el público igualmente lo ovacionaba y la música, y los sentimientos que genera, son en realidad la que une todo, más allá de las épocas, de las modas y de los hits.

Quizás para muchos sean una “banda one hit wonder “, pero en un análisis superficial. Culture Club fue una propuesta que apareció para romper moldes, y aún lo sigue siendo.

 

 

Leave a Reply