Llega a Mar del Plata para una única presentación el destacado armonicista Santiago Álvarez, quien subirá al escenario de El Argentino Bar el viernes 13 de diciembre a las 22. Allí, interpretará los temas de “Domingo”, su primera producción discográfica solista. Reservas en el lugar o vía telefónica al 474 – 65 05.

En la oportunidad, acompañarán al músico los guitarristas Agustín Luna y Emiliano Faryna y, como invitados, Mariana Mariñelarena (percusión), Marita Moyano (voz) y Nino Zannoni (voz). “Estaremos mostrando el repertorio que conforma el disco, recorriendo varios géneros de nuestra querida música argentina, y nuevos arreglos que estamos trabajando desde que grabamos. Será una noche irrepetible que con gusto mostraremos especialmente al público de Mar del Plata”, adelanta a ShowMardel, Santiago Álvarez.

El disco “Domingo” es el fruto de un proceso de búsqueda personal, en el que Álvarez abordó con mayor profundidad dos de las grandes vertientes que conforman la música de Argentina. Por un lado, el Chamamé. Tras su viaje a la provincia de Corrientes en el verano de 2017, redescubrió un género atrapante. Desde entonces, explorando la familiaridad de su instrumento con el acordeón y el bandoneón – propios de la música litoraleña – , se interesó en desarrollar las posibilidades tímbricas de la armónica. Involucrado en el estudio del género, fue acercándose a los colegas que lo cultivan. Con el tiempo, esta búsqueda derivó en el nacimiento del “Avarez- Faryna Dúo”, junto al guitarrista Emiliano Faryna, con quien grabó algunos de los temas que forman parte del disco.

Por otro lado, en el álbum se ve reflejada la aceitada sociedad musical de Santiago Álvarez con el guitarrista Agustín Luna, con quien desde hace cinco años se presenta cada domingo en la Feria de San Telmo. El dúo interpreta un repertorio fundado en la música ciudadana de Buenos Aires, en versiones originales de armónica y guitarra. Un viaje desde el Paraná hasta el Río de la Plata donde también deja asomarse algo de la música del Noroeste de nuestro país. 

Participan del disco destacados músicos, como Juan Falú (guitarra), Guillermo Fernández (voz), Nino Zannoni (voz), Gabino Chávez (voz), Rudi Flores (guitarra), Gustavo Margulies (guitarra) y Mariana Mariñelarena (bombo legüero)

El disco cuenta con 14 canciones: “Refugio de Soñadores”, “A orillas del sol”, “Taragüí Coé”, “Añorando”, “Viejo Caballo Alazán”, “La Calandria” (chamamé), “Juan del Monte” (chacarera), “Costa Azul” (rasguido doble), “Alfonsina y el Mar” (zamba), “La pulpera de Santa Lucía” (vals), “El Choclo”, “El Abrojito”, “Oblivion”, “A San Telmo” (tango)

– ¿Cómo y cuándo descubriste la armónica y comenzó esta pasión que fuiste explorando y perfeccionando con el tiempo?

 Estudio la armónica desde los 16 años. A esa edad comencé a estudiar de manera esporádica y con profesores particulares la armónica diatónica (popularmente conocida como “blusera”). De esta etapa no hice mucho más que estudiar y no entré de lleno en la actividad musical. Fue recién de más grande, a las 21 años que descubrí a Hugo Díaz interpretando música popular Argentina con la armónica cromática y eso marco un nuevo rumbo para mí. Sus interpretaciones de zambas chacareras, sus discos interpretando a Gardel. Por ese entonces comencé a apasionarme por toda la música Argentina y a escuchar las radios sobre esta temática. Troilo-Grela, Roberto Goyeneche, Piazzolla, Mercedes Sosa, Alfredo Ábalos, Raúl Carnota fueron los primeros músicos que marcaron mi camino de escucha ferviente. A los 23 años comencé a estudiar con Franco Luciani por alrededor de 2 años. Franco y Hugo Díaz son mis referentes en lo que a la armónica Argentina respecta.

Música en el escenario y en el aula

En 2014 Santiago Álvarez se recibió de Licenciado en Sociología (Universidad Nacional de Buenos Aires) y en la actualidad, además de su actividad musical, se desempeña como docente de “Armónica Folklore” en la Escuela de Música Popular de Avellaneda (EMPA) y como profesor de “Historia del Tango” e Historia del Folklore” en la Escuela República de Italia (EARI) de Florencio Varela.

– Además de los escenarios y las grabaciones, compartís tus experiencias en aulas, dando clases ¿Cómo definirías y describirías esta posibilidad que te ha dado tu carrera?

Creo que al enseñar se aprende a ser humilde y a estar atento a los procesos de aprendizaje, propios y ajenos. Se aprende a compartir. Vale la mención aquí de un experimento de enseñanza pionero en Latinoamérica como la primera experiencia de institucionalización de la armónica  con la creación de la cátedra en la EMPA (Escuela de Música Popular de Avellaneda). Ahí trabajo desde hace cuatro años haciéndome cargo de la Cátedra de Armónica Folklore y trabajando de manera conjunta con los profesores Lucas Chamorro en Jazz y Nahuel Perkal en Tango. Esa carrera se encuentra en constante crecimiento del alumnado y es un ejemplo de que la armónica argentina tiene un buen porvenir.

Leave a Reply