“La casa de Bernarda Alba”, dirigida por Loreto “Lolo” Yeomans, se despide de la temporada de verano el miércoles 3 de marzo a las 21:30 hs en el Teatro Colón de Mar del Plata (Hipólito Yrigoyen 1665). La pieza cuenta con un elenco de actores que interpretan personajes femeninos.

Ante el gran apoyo del público para la obra en su segunda temporada consecutiva en el circuito marplatense, Loretto Yeomans expresó: “Fue sueño volver a las tablas y estamos muy agradecidos a la gente que confió y vino cada noche a las funciones pese al temor y los miedos, porque saben que el teatro es seguro”.

“Sin duda fue un año de desafíos inesperados bajo una pandemia que vino a develar muchas falencias las que fueron suplidas por un esfuerzo humano que hicimos como teatristas y a niveles personales”, reflexionó la directora.

“La Casa de Bernarda Alba”

Federico García Lorca la escribió para un elenco íntegramente femenino, pero la elección de actores en esta nueva versión busca visualizar un cruce de géneros y enviar un fuerte mensaje. Estos protagonistas se refieren a ellos mismos en términos de “nosotras”, pero no adoptan voces ni gestualidades femeninas, generando una fuerza escénica en el resultado, ya que los personajes siguen siendo mujeres.

La adaptación de Yeomans fue un suceso en el circuito teatral marplatense en los veranos 2020 y 2021 porque acercó no sólo al público que es conocedor del teatro, si no aquellos que no eran habitué y no conocían la obra. Lolo señala que “los personajes siguen siendo mujeres. Hay como un especial desdoblamiento, de los personajes, a los actores. Esa brecha se mantiene presente, insalvable, desde la primera a la última escena”.

Cada actor encarna al personaje femenino que le tocó representar desde su modalidad, fijando cada uno ese límite personal entre un género y el otro. Los intérpretes son: Eduardo Liuzzi, Rodolfo Steiner, Rodrigo Prado, Mauro Martínez, Diego Romero, Ariel Alonso, Victor Cutrono, Marcelo Altable y Sergio Llera.

El espectáculo ofrece una visión masculina, y a la vez feminista, sobre la naturaleza femenina, pero también del ser humano. “La casa de Bernarda Alba es un canto a la libertad de las minorías oprimidas”, subraya su directora y agrega: “esta obra es una indefinición de géneros, pues no tenemos que ser hombres o mujeres, sino personas”.

Un grupo de hombres que desafían la norma establecida y encarnan a las protagonistas de esta obra. Los actores en cada función hacen un homenaje a cada mujer. En cada escena encarna en la propia piel el anhelo aparece de la importancia del acceso a la educación de las mujeres, y el derecho a la libertad.