Apareció el autor de la misteriosa escultura que apareció en Playa Chica hace unos días, y se convirtiera en una de las atracciones más convocantes de la temporada. Se trata del doctor marplatense Mario Magrini, quien fue presentado durante una conferencia de prensa realizada este sábado en la Villa Victoria Ocampo, junto al Secretario de Cultura Carlos Balmaceda y a la Directora de Restauración de Monumentos Históricos Costanza Addiechi. “El misterio enriqueció y superó la obra misma“, dijo.

“La instalé en la madrugada del 5 de febrero”, comentó el autor, quien detalló la emoción y felicidad de concretar este “loco proyecto”. “Pensé que no duraría más de una semana”, dijo. “No podía creer la aceptación de la gente, me supera totalmente todo. Estoy muy feliz”.

“Quería que la protagonista sea la obra misma y no el autor, y ver qué despertaba en las personas que la veían”, explicó Magrini sobre la intención que tuvo esta misteriosa forma de instalar su obra.  “Fue así como el misterio enriqueció y superó la obra misma”, relató quien se presentó como alguien que proviene de una familia relacionada con la educación, la docencia y el arte. Es médico hace 43 años y desarrolla su actividad como cirujano plástico desde hace 35.

“Hace 25 años surgió la necesidad de hacer esta obra, que se plasmó en la figura de una mujer. Realicé esta imagen a fines de 1996. hasta que hace dos meses, una amiga arquitecta me comentó la idea de sorprender con la obra en un espacio público. Y elegí ese lugar porque ella suele caminar por ahí. Lo pensé como una travesura de una noche, porque en esta etapa de mi vida en la que siempre lo correcto fue el paso a seguir, uno se da ciertos permisos. Y así me dejé llevar por mi intuición y deseos”, comentó.

Mario Magrini, quien reconoció haber estudiado arte “en muchos lados y en ninguno”, hizo referencia al recibimiento que tuvo su escultura. “La reacción de la gente me superó totalmente. Yo pensaba escuchar 3, 4, 10 o 20 comentarios y ver qué pasaba: si la sacaban o la rompían, era una transgresión a las reglamentaciones municipales. Pero la gente decidió que la escultura se quedara y siguió imaginando cosas. Por eso, creo que es importante lo del misterio, para que cada uno siga imaginando lo que quiera”, afirmó.

“Me parece que es un aporte singular. Es una expresión artística, como tantas otras. Me parece que es una forma. Quizás otro pueda pensar más en la escultura y no en el lugar donde está emplazada. Esa estatua, en San Martín y San Luis, no diría nada, pero en ese lugar genera muchas emociones. Y eso es lo importante”, aseguró Magrini.

Desde el área de Cultura, confirmaron que la obra será donada a la ciudad de Mar del Plata y quedará instalada en el mismo lugar.