Melina Petriella sube a escena todos los sábados de enero con la obra “Como si la vida fuese un momento pacífico y estable”, de Dardo Dozo, y basada en un libro de Darío Sztajnszrajber. Las  funciones son a las 21 en la sala Gregorio Nachman del Teatro Auditorium.

La puesta es una adaptación del libro “¿Para qué sirve la filosofía?” de Darío Sztajnszrajber sobre la historia de una simple noche en que una mujer (Maga) inicia un viaje donde comienza a cuestionarse huellas de su existencia que hasta esa noche nunca se había cuestionado. Y algo nace en ella. La duda. Y es entonces que decide “perderse” y la noche se vuelve mágica. “Como si la vida fuese un momento pacífico y estable” posee la profundidad de una búsqueda plagada de un humor que irrumpe y posibilita, a los “viajeros espectadores”, leer el espectáculo dentro de sus diversas posibilidades. Y un personaje entrañable que será profundamente amado… 

“El texto es una versión de Dardo Dozo quien también dirige junto a Claudia Krikun .Ellos me acercaron la propuesta, y una vez que estrene ahí pude leer su libro. Eso fue un pedido del director. Lo interesante, y el desafío era como llevar a la acción dramática este universo”, comenta a ShowMardel, Petriella.

“Estamos todos atravesados por la Filosofía, solo es cuestión de que se encienda la chispa y eso es lo que hace la pregunta.  Cuando nos animamos a preguntar sin importar encontrar la respuesta. Las preguntas nos corren de la zona de confort, nos despiertan la conciencia. Ese ser inquieto y curioso empieza a caminar de un modo diferente, y el paso, el camino, se vuelve más profundo e infinito”, agrega sobre la propuesta de esta obra.

-¿Qué tenés o no vos misma de Maga, con respecto a los cuestionamientos que se hace y plantea?

Tengo muchas cosas de Maga y creo que al público le sucede lo mismo. Todos en algún momento dudamos o tuvimos pudor o miedo de preguntar.  O miedo a la muerte, o nos preguntamos si hay algo más…Si hay vida después de la muerte …Buscamos el amor, el ser elegido. La obra es un viaje hacia adentro, perderse para encontrarse, para luego volver a perderse, y así en un sin fin de preguntas donde nos vamos transformando y esa transformación solo es posible a través  de la experiencia. La obra tiene mucho humor y esto también es condimento atractivo. Es un lente por el cual podemos vernos de un modo más amoroso y compasivo. Tengo mucho de Maga, creo que pude comprenderla, y en cada función la vuelvo a descubrir.


Leave a Reply