El comediante Pablo Fábregas presentará su nuevo espectáculo “Inestable”, este jueves 7 de enero a las 21:30 en Teatriz Club (Diagonal Pueyrredon 3338). “La propia inestabilidad que viví en casa, con mi esposa y mi hijo me inspiró para el show. Agarré todo eso, y creo que casi naturalmente salió un monólogo. Te diría que fue el que menos esfuerzo me costó y es muy gracioso”, relata a ShowMardel.

“El título al principio era Monólogos y canciones para parejas inestables, pero a medida que fue tomando forma el show, y atravesando la pandemia, me di cuenta que la inestabilidad era el estado ánimo con el que atravesamos el encierro, los conflictos económicos; y a la vez, estando protegidos en casa, en familia, en pareja o en la tranquilidad del hogar”, comenta Fábregas sobre el show en el que el también guionista y director es acompañado por Lucien Gilabert en voz, Miguel Angel Cino (Ranatronic) en bajo y voz y Daniel Ramos, en batería y voz

“La economía es inestable; las parejas son inestables; la conexión es inestable; las relaciones humanas son inestables; la paz es inestable; el equilibrio del mundo es inestable…”, describe.

“Atravesamos el 2020 montados sobre un arcoíris de emociones. De la depresión a la euforia, de la tranquilidad del hogar a la locura por el encierro. Y ahora solo tengo una cosa para decir: Yo no estoy ni bien, ni mal, estoy… INESTABLE”, agrega.

El show repasa “esas emociones, esos momentos ridículos con los que vamos a recordar este año absurdo”. “La pareja, los hijos, la depresión, el dinero, las compras por internet y el maldito virus. Es un monólogo intervenido por presentaciones audiovisuales, música en vivo y videoclips. Lo mínimo indispensable para representar la locura en la que estamos inmersos. Después de todo, si te reís de lo que te pasa, es porque estamos empezando a sanar”, añade

-¿Esa inestabilidad que sentías la transformaste en creatividad, la usaste de alguna manera de descarga. Sentís que ahora al compartirla será como una catarsis tuya y a la vez del público?

Si, por supuesto que la inestabilidad es una musa inspiradora, como cualquier conflicto  del ser humano. En este caso, la propia, la que viví en casa, con mi esposa y mi hijo. Con el colegio via Zoom, con el descontrol de harinas, con el intentar pan de masa madre, y con tratar de mantener las relaciones humanas, aunque sea de forma digital. Agarré todo eso, y creo que casi naturalmente salió un monólogo. Te diría que fue el que menos esfuerzo me costó y es muy gracioso.