Cada invierno en Mar del Plata, se especula y espera una nevada como la que ocurrió el 1 de agosto de 1991. Esa fecha tan especial para los marplatenses fue uno de los puntos de conexión para la obra teatral “Edificios A & B”, del recordado director Guillermo Yanícola. En ShowMardel, rememoramos una entrevista con el realizador en la que explicaba los detalles de la original puesta que se presentó en la temporada 2014.

 

“Edificios A & B” eran dos obras en una. En El Galpón de las Artes, un día podía verse la “A” y al día siguiente, la “B”, con diferentes historias que se desarrollaban en varios departamentos y culminaban, en la terraza, con los protagonistas sorprendiéndose con la célebre nevada.

“En principio, la idea de la obra era que iban a ser escenas en dos edificios, escenas autónomas pero con alguna conexión. Y me interesaba que la obra sucediera en Mar del Plata. Entonces buscando un algo que pudiera unir a todas las escenas, un acontecimiento en común, surgió de pronto la nevada”, relató Yanícola. “Las historias de edificios son historias independientes, que se tocan tangencialmente y lo único que las une al final es que descubren que afuera está nevando. En todas las escenas. El programa de mano decía: ‘Esta obra trata de los dolores más profundos de estas personas y de la posibilidad de un milagro’. La nieve en Mar del Plata fue algo así como un milagro”, remarcó.

“Ese día me fui de viaje a Tandil y me la perdí. Salí de la Terminal a las 6 de la mañana, osea que vi la nieve en el Barrio Terminal. Los micros iban entonces hasta Juan B. Justo, y vi todas las casas de Chauvín nevadas. Parecía Suiza. Pero luego salí a la ruta. Al llegar a Tandil, había nevado también un poco allá, pero nada comparado con Mar del Plata”, recordó.