El domingo 27 de febrero, Seattle Supersonics levantará en alto la bandera de Nirvana en Vorterix Club Será una-noche ideal para nostálgicos y amantes del sonido alternativo que atravesó la última década del siglo 20 y la banda que recrea las canciones del trío liderado por Kurt Cobain cuenta con una carta maestra. Con el aniversario número 30 de Nevermind como telón de fondo, el emblemático álbum de 1991 se convierte en la columna vertebral del repertorio del grupo.

El trío formado por Ezequiel Díaz, Esteban Molina y Cristian Montero, nombrado como el desaparecido equipo de básquet de la ciudad en la que el grunge vio la luz, carga con el mote de ser una de las mejores representaciones de la música de Nirvana a nivel latinoamericano. En esa sintonía, desde el grupo aseguran que, ante todo, lo que subyace detrás de todo este homenaje es un respeto y una admiración plenas por la música de Kurt Cobain, Krist Novoselic y Dave Grohl.

“Amamos Nirvana, nos sentimos muy orgullosos de homenajear toda su obra. Somos conocedores del audio y del proceso de producción de cada disco. Cada aniversario, cada fecha temática, es un desafío que es muy difícil de emular. Es una banda muy mítica y hay que tenerle respeto”, comenta Pablo Díaz, el frontman de la banda.
Seattle Supersonics inició 2021 con la incertidumbre más grande de su trayectoria. Por momentos, sobre todo durante el cierre sanitario de la primera mitad del año, la posibilidad de festejar el mayor hito discográfico de sus adorados referentes pareció muy lejana. “Lo veníamos esperando desde hace mucho tiempo. No sabíamos si íbamos a poder hacer una gira o un concierto. Es la obra cumbre de Nirvana y nos agarró en el medio esta pandemia”, recuerda el músico.

“El disco es el centro de atención absoluto de lo que son los espectáculos. Tenemos visuales, escenografía y vestuario muy encarados a todo lo que ha sido esa época y esos videos icónicos. Quienes vayan a vernos se van a sentir muy identificados con estas cuestiones”, asegura el cantante, que promete un repaso del álbum de principio a fin, además de varios clásicos de Nirvana por fuera de ese trabajo.