Miguel Mateos presentó su último disco “Electro Pop” en el Teatro Radio City, con un energético  concierto de más de dos horas en los que repasó además sus éxitos, los cuales se han convertido en clásicos del rock nacional y latinoamericano. mateosLo difícil no es llegar, sino mantenerse. Es algo que suele decirse en el extraño y a la vez mágico mundo del arte. Conseguir que un disco sea el más vendido de la historia del rock argentino -“Rockas vivas”- es un logro importante, pero luego la cuestión es continuar. Miguel Mateos ha sabido hacerlo, editando discos que abrieron ampliaron las fronteras de la música argentina a mercados como el mexicano y a la vez manteniendo a su fiel público en Argentina.

En sus recitales si hay algo que abunda es el disfrute. Y no sólo del público que festeja cada hit o incorpora y recibe también con respeto y entusiasmo las nuevas canciones; sino del propio Mateos que se alimenta del aplauso y los coros futboleros para derrochar energía en el escenario.

miguelmateos“Electro Pop” es el nuevo disco de Miguel Mateos que fue repasando durante la presentación que realizó este sábado 16 de abril en el Teatro Radio City. Con una explicación del por qué de cada tema -para lo cual, cual Misa, pedía al público que tomara asiento para que no se cansara- demostró que no ha perdido la capacidad de crear nuevos hits, ya que se vislumbran como potenciales éxitos canciones como “La ley del pulgar” y “Vive y deja vivir”, entre otros. Para “Te adoro”, la explicación fue extensa y casi un stand up sobre el matrimonio, ya que comentó que desde hace dos años lo contratan para cantar en casamientos. Fue así como observó y se cuestionó el hecho de lo que se siente cuando se está enamorado. En cambio, para “Euforia”, canción con aires disco-pop, habló de sus intentos de bajar de peso con un personal trainer y se animó con unos pasos de baile para a la vez ejercitarse. “Las cosas que hacemos por amor” es otro de los potenciales hits con el cual, según contó junto a su hermano el baterista Alejandro Mateos, al registrarlo en el estudio ya vaticinaban lo poderoso que sonaría en vivo.

Y obviamente, no podían faltar canciones como “Perdiendo el control”, “Va por vos”, “Un poco de satisfacción”; el bloque más rockero con “Sólo una noche más” , “Atado a un sentimiento” y “Cuando seas grande”; su momento junto al piano para “Mundo feliz” y el final electro-disco-por con “Obsesión”. A pesar de que fue la canción de despedida, el público comenzó a cantar “Tirá para arriba”, y lo hizo en su totalidad acompañado de la banda y de Mateos incentivando y revoleando su toalla como un espectador más.


Leave a Reply